El nacimiento de un hijo es una experiencia única. Intensa y emocionante a la vez.

Cada una lo vivimos a nuestra manera, de una forma completamente distinta.
Con nuestros deseos y necesidades particulares.
Con nuestras experiencias previas, expectativas y entorno.
Con nuestra realidad.

Aún así, tenemos cosas en común y me he tomado la libertad de imaginarme algunas situaciones que puedes estar experimentando en esta etapa de tu vida:

Buscas más información y apoyo para tomar una serie de decisiones que nunca antes te habías planteado.
Recursos para poder hacer la mejor elección posible, la que más encaje contigo.

A ti y a tu pareja os gustaría vivir el parto y el nacimiento de vuestro bebé con calma y tranquilidad. Acompañados ambos en todo momento.
Te apetece soltarte, sin temor, sintiéndote sostenida por otra mujer que entiende lo que estás viviendo porque ella también ha estado ahí.

Has sido madre recientemente. Estás feliz, disfrutando de este momento tan importante de tu vida.
Aún así, a menudo surge la pregunta. ¿Lo estaré haciendo bien? ¿Qué opciones tengo para decidir qué es lo mejor para mi y mi bebé ahora?
En el fondo te gustaría tener a alguien de confianza cerca a quien preguntar y con quien compartir, sin tapujos.

Hace unos días diste a luz a tu bebé. El posparto está siendo más duro de lo que hubieras imaginado, pasan los días y sigues agotada. Todo se te está haciendo cuesta arriba.

La lactancia ha empezado a contrapié. Tienes algunas dificultades y quieres superarlas, aunque el resto te diga que lo dejes. Te sientes incomprendida pero en el fondo quieres saber qué más puedes hacer para que vuestra lactancia funcione.

Simplemente te apetece rodearte de gente que sume, crear tu propio equipo de aliados.
Sientes que tener cerca a otra mujer cómplice con quien compartir inquietudes, experiencias y vivencias te va a aportar la paz necesaria para afrontar los nuevos retos de una forma más liviana. Eso tiene un gan valor para ti.

Si te ves reflejada en alguna de estas situaciones tengo que confesarte que mis servicios de acompañamiento son para ti.

En esta etapa tan bonita mereces ser cuidada y siempre es mejor si puedes estar bien acompañada.

Estar cerca te aportará los beneficios que tú le encuentres a este acompañamiento.
Cada mujer y cada familia los descubre por si misma desde su propia historia personal pero por lo general puedo decirte que el acompañamiento facilita que puedas sentirte más segura, tomar decisiones de forma más rápida y disfrutar de tu maternidad de una forma más relajada, tranquila y serena.

La maternidad acompañada es una vivencia que nunca se olvida.

Permitirte gozarla es un regalo extraordinario para los dos, para ti y para tu bebé.

Disfruta del acompañamiento 2.0