EL EMBARAZO

¡Felicidades, estás embarazada!

Después del positivo llega la espera. Nuestro cuerpo y nuestra mente se preparan, poco a poco, para la llegada de un nuevo ser.

Cada mujer lo vive a su manera, según sus experiencias anteriores y la conciencia de su propio cuerpo. No existen dos experiencias iguales porque no hay dos mujeres iguales.
Y aunque sea un nuevo embarazo, tampoco somos la misma. Estamos en otro momento de nuestra vida. 

Apuesto a que tienes muchas ganas que llegue el momento de conocer a tu hijo y que tu entorno está impaciente.

Sin embrago, puede que recibas demasiados “consejos no pedidos” y estás hasta el moño -para qué negarlo-.

Quieres hacerlo a tu manera. Disfrutar de tu embarazo. Prepararte para la llegada de tu bebé, tranquilamente, sin miedos. A tu ritmo. Con información veraz para poder valorar todas las opciones.

Si has llegado hasta aquí es porque has decidido invertir en ti.
Dedicarte tu tiempo.
Atenderte. Permitirte.

En estos momentos de tu maternidad mi propósito es estar a tu lado para compartir todo lo que desees compartir. Sean alegrías, deseos, dudas, miedos o inseguridades.

El acompañamiento durante el embarazo consiste en echarte una mano en lo que precises, sobre todo, apoyo emocional así como logístico e informativo.
Tu bienestar emocional es tremendamente valioso, facilitarlo será mi prioridad.

EL PARTO

Durante el parto, a las mujeres nos viene genial el apoyo continuado para que el nacimiento se dé en las mejores condiciones posibles.

Los efectos del apoyo continuado durante el parto ya han quedado demostrados.
La Revisión Cochrane publicada por Hodnett et all sobre el uso del apoyo continúo para las mujeres durante el parto combina los resultados de 22 ensayos que incluyen un total de 15.288 mujeres y concluye que:

El apoyo continuo durante el parto tiene beneficios clínicamente significativos para las mujeres y sus bebés tales cómo:

  • Incrementa la posibilidad de tener un parto vaginal espontáneo.
  • Reduce las probabilidades de recibir analgesia para el dolor
  • Se tiene mayor satisfacción de la experiencia del parto.
  • El trabajo de parto es más corto.
  • Reduce el riesgo de cesárea o parto vaginal instrumentado.
  • Reduce la analgesia regional.
  • Menos bebés con puntuaciones de Apgar bajas (reduciéndose el riesgo de los cuidados especiales).

Se concluye que ese apoyo es más efectivo cuando quien lo proporciona no es parte del personal del hospital ni de la red social de la mujer.

Con esos datos se puede afirmar que la presencia de una doula facilita el parto.

Así también lo ha ratificado recientemente la ACOG, la Asociación de Obstetras estadounidenses en una publicación de Febrero de 2017.

Mi papel durante el nacimiento consiste en ofrecerte ese apoyo continuado para que estés tranquila, relajada y te sientas segura.

Mi propósito es que te sientas lo más a gusto posible y puedas gozar plenamente de tu primer encuentro con tu bebé, tanto si decides parir en un hospital como en tu casa asistida por una matrona.

Estoy a tu lado durante todo el parto y las horas siguientes, con discreción y absoluto respeto, sin entorpecer ni sustituir, colaborando en todo momento con tu pareja y el equipo sanitario que te asista.

Es el nacimiento de tu bebé y tu nacimiento como madre. Eso solo se vive una vez en la vida y mereces ser cuidada para que ese momento sea vuestro y solo vuestro. Amoroso, bello e inolvidable.

Tuvimos el placer de tener a Judit como acompañante maternal en el parto. Para nosotros ha sido mágico. Un acompañamiento basado en el respeto, la calidez, el ofrecimiento, la generosidad y el cariño.
Tenerla durante el embarazo, el parto y el posparto de Violeta ha sido un regalo.
Sus palabras de aliento, su ternura, su sentido del humor, su energía me ayudó a conectar con las necesidades que tenía en cada momento, a escucharme, permitirme y pedir; sobretodo pedir.

Además de todo el acompañamiento emocional que nos ofreció, es una crack con la logística.
Mi marido quedó sorprendido de su labor, durante el parto no se le escapó ningún detalle, estaba atenta a todo. Recuerdo sus cálidas manos, su presencia, su atención, su voz dulce diciéndome lo bonita que estaba…su ofrecimiento de agua, almohadas, infusión… incluso consiguió unas velas bio para que no me molestara el olor e interfiriera en el proceso del parto.

Poco antes del expulsivo, recuerdo que me acompañó al baño y me ofreció espacio de paz y recogimiento para poder abrirme para recibir a mi hija. En ningún momento me dejó sola, estaba a mi lado en silencio, estando presente, atenta y disponible para cuando la necesitara. ¡Por poco paro con ella! Recuerdo su mirada clara y luminosa que me transmitía toda la fuerza y el amor para seguir abriendo camino a Violeta.

Del posparto recuerdo sus visitas que se convertian en largas conversaciones hablando sobre maternidades, proyectos, ilusiones, empoderamiento femenino. De risas, confidencias, proyectos de futuro…
Su acompañamiento vía whatsapp, llamadas y presencial fue exquisito. Recuerdo sus mensajes a primera hora de la mañana preguntando cómo me encontraba y recordándome que estaba cerca por si necesitaba cualquier cosa.

Es difícil encontrar acompañamientos tan generosos, brillantes y amorosos pero Judit es la prueba que existen. Sólo puedo agradecer infinitamente todo lo que me ha aportado a mi y a mi familia.

Repetiría sin duda la experiencia vivida, para mi ha sido todo un regalo poder gozar de su presencia en un momento tan especial de mi vida.

Olga VilarrasaJoyería Emocional

EL POSPARTO

El posparto es el gran desconocido. Es muy probable que hayas hecho un plan de parto pero ¿y el de posparto?

La maternidad te sumerge en un estado vital distinto y el posparto es lo más parecido a estar montada en una montaña rusa emocional.

Todo puede llegar a ser profundamente intenso.

Deseas resolver dudas y estar tranquila,  tener a alguien de confianza con quien compartir lo que estás viviendo, a quien poder preguntar, que entienda tus necesidades, las de tu bebé y respete tus decisiones.

Alguien a quien poder recurrir sin miedo a lo que pueda decir o pensar, sin juicios ni intromisiones. Un apoyo real.

Mi propósito durante el posparto es ofrecerte mi mano y transitar contigo este momento de emociones encontradas, esa zambullida en el universo del bebé, para que estés tranquila, sin agobios ni preocupaciones, te sientas sostenida y puedas centrarte en lo que realmente importa: tú y tu bebé.

Estaré cerca para apoyarte con tu lactancia hasta que esté bien establecida y la disfrutes al máximo, haya empezado de fábula o con mal pie. Si deseas dar el pecho estaré contigo para que lo consigas.

Conocí a Judit en una reunión de trabajo y me pareció una persona maravillosa des del primer momento que la escuché hablar sobre lo que hacía y quién era ella.
Yo hacía muy poco que había sufrido la pérdida de un hijo a los cuatro meses de embarazo y pensé que en un futuro sería una buena acompañante maternal en mi próximo intento.

Por suerte ¡en pocos meses pasó! Des del principio he podido contar con los consejos de Judit en mi embarazo pero es en el momento de la lactancia dónde su apoyo ha sido crucial, es más, si ella no hubiera estado a mi lado seguramente no hubiera salvado la lactancia que “ahora” mi bebé y yo disfrutamos.

Todo empezó en el hospital dónde me dijeron que tenía que dar un suplemento con el biberón a mi hijo ya que había disminuido más del diez por ciento de su peso en el poco tiempo que tenía de vida. Fue de este modo como empecé con los biberones que de una manera muy rápida empezaron a aumentar día tras día. Fue entonces cuando pedí ayuda a Judit que a través de sus contactos, mensajes y charlas por teléfono me ha ido animando e informando de todo lo que podía hacer para relactar.

Ha sido un proceso que ha durado dos meses y gracias a los ánimos, consejos e información que constantemente y repetidamente me ha dado Judit he podido relactar con éxito. A veces el desanimo era aterrador, no veía la forma de conseguir el objetivo. En esos momentos ha sido ella la que de un modo u otro me ha animado a seguir luchando, en algunos momentos ella me ha dado la fe que yo había perdido en mi misma y siempre de una manera muy sutil y fácil con mensajes llenos de sabiduría y experiencia.
En estos momentos Aritz se alimenta exclusivamente de leche materna gracias a que Judit, con mucho respeto y optimismo, me ha dado las herramientas que necesitaba para recuperar mi lactancia. Ahora puedo disfrutar de este regalo tan mágico que nos da la vida, la posibilidad de ser madres y amamantar.

Con esto que explico no quiero decir que dar el biberón esté mal porque esto ha ayudado a my chiquitín y a mí a recuperar los ratos de contacto y lactancia. Creo que es importante el respeto hacia nosotras mismas y hacia todas las posibilidades que existen para ayudar a crecer a nuestros pequeños y si se puede hacer de la manera más antigua y natural del mundo para mi ¡mucho mejor!
Recomendaría a Judit a cualquier madre, esté embarazado o tenga la intención de estarlo.

Sobremi_800px
Laura BañerasTerapeuta

Si quieres saber más sobre cómo puedo acompañarte, nos tomamos un té virtual, nos conocemos y te cuento.